Mes: septiembre 2017

Probamos el Seat 133

Hoy nos disponemos a probar el Seat 133, modelo de exportación que fabricó Seat para exportar al Reino Unido. Con el coche ya destapado, nos encontramos que para llegar al puesto de conducción debemos entrar por la puerta derecha ya que este modelo tiene la columna de dirección en este lugar. Una vez en el interior nos encontramos con una nueva panorámica respecto a muchos coches que todos hemos llevado… al encontrar el volante en la derecha todo nos es extraño, cambio de marchas y freno de mano nos vemos obligados a hacerlos servir con la izquierda. Una vez ya acomodados y listos para arrancar… tiramos de la palanca del starter, embrague a fondo y giramos la llave. El coche arranca sin mayor dificultad prácticamente a la primera y manteniendo las revoluciones con el acelerador retiramos el starter lentamente para evitar que se nos engrasen las bujias y esperamos un rato a que el motor coja temperatura. Mientras esperamos a que el motor se atempere curioseamos el salpicadero y controles del vehículo para habituarnos en él, a simple vista todo parece normal pero… nos percatamos  de una doble graduación del cuadro de velocidades una escala marcando 0 a 90 y otra más pequeña de 0 a 140, observando más detalladamente la escala marcada en grande entre los valores 0 a 90 son MPH (millas por hora) puesto que este...

Read More

¿Como llego este modelo a nuestras manos?

Para explicar la historia de este coche y como llegó a nuestras manos, nos remontamos a cuando Seat decidió realizar un modelo para exportación al mercado inglés.  Se trataba del Seat 133, con volante a la derecha y velocímetro mixto en cuenta millas y cuanta quilómetros. Fue en esa época cuando debido a la solicitud de una persona manca, concretamente del brazo derecho, solicitó la autorización para que uno de esos modelos no fuera exportado y pudiera circular por las vías de España. Durante unos años se podía ver circular el 133 de exportación por la “Barceloneta” barrio del barcelonés  donde residía y sin saberlo se quedó en la ciudad Condal un pequeño y único tesoro ya que el resto de “hermanos” de producción fueron todos exportados. Unos años más tarde el Sr. Fernando Román, profesional del mundo de los automóviles clásicos y concretamente en automóviles para filmación, adquirió este modelo tan simpático como curioso.  Posteriormente fue a parar a las manos del Sr. Hector Ribas, también profesional del mundo de los clásicos y fue entonces, con el coche aún de origen y con marcas visibles de su uso diario decidió recopilar recambios originales y restaurar los elementos más deteriorado dándole un aspecto un poco más decente. En 1999, volvió a cambiar de manos esta vez al Sr. Jaume Cabot, restaurador de Seats y especialista en Siata que lo...

Read More

De una vida de trabajo al mas absoluto de los abandonos.

Como ya hemos comentado en otros artículos, nuestra afición por los clásicos nacionales empezó, como en la mayoría de los casos,  con un  Seat 600 E Descapotable de 1971, fue entonces cuando se consolido nuestra afición por los clásicos de fabricación nacional, centrándonos en la marca SEAT. Dentro de la amplia gama que se podría coleccionar en  relación al SEAT 600  uno de los modelos que nos tenia cautivados era la “Siata Formichetta” o furgoneta Costa, que como todos sabéis se trataba de una transformación artesanal sobre un SEAT 600 de serie al que se le añadía a la parte trasera una caja de carga Realmente son modelos difíciles de conseguir fundamentalmente por dos motivos, el primero su escasa producción y el segundo quizás el más importante, el echo de que se trataba de un vehículo industrial, en nuestro caso mixto, es decir que de lunes a viernes repartía fruta por los mercadillos y el fin de semana de excursión con la familia a la playa o la montaña. En una palabra que no tenía ni un día de descanso, motivos de sobras para que encontrar algún ejemplar en mínimas condiciones de funcionamiento era una misión casi imposible, puestos que prácticamente todos habían llegado al final de su vida útil y estaban planchados. Recuerdo que era un lunes temprano del mes de agosto de 1997, cuando una de las...

Read More

Un modelo inesperado

Yo soy  una de esas personas que piensan que las cosas que te suceden en la vida son en realidad fruto de tus propios deseos y pensamientos, de forma que la mente atrae todo aquello en lo que piensas, es un principio basado en la física cuántica. Sé que para según quien este planteamiento puede sonar un tanto extraño, pero para mí es esencial en todos los órdenes de mi vida. Como ya hemos ido presentando en números anteriores de COCHES CLÁSICOS o en nuestra página web, www.seatenrodaje.com, podéis comprobar cuales han sido las últimas incorporaciones a la colección. Llevamos coleccionando coches clásicos nacionales, básicamente SEAT, desde el año 1996, centrándonos inicialmente en la gama de SEAT 600 y posteriormente en los 1400. He de confesar que mi mayor ilusión siempre había sido tener un SEAT 1400 Sport Serra rojo… descapotable. Desde que lo vi publicado en el nº 187 de la la revista Motor Clásico en un amplio artículo firmado por el reconocido periodista del motor Jesús Bonilla, aquel Serra rojo descapotable con matrícula M-231.151, aún sabiendo por pura lógica que jamás podría tenerlo, al estar en manos de un coleccionista, era el coche de mis sueños y sería un gran broche en nuestra colección. Un mensaje, la clave Hechas las presentaciones, os contamos la historia de otro singular SEAT 1400. En esta ocasión se trata de una reciente, concretamente del pasado...

Read More

Al volante del B-151516

Con el juego de llaves en las manos nos disponemos a probar el Seat 600N, matrícula B-151.516, hasta la fecha, el 6oo más antiguo que se conserva. Nos dirigimos a su plaza de párking donde se encuentra descansando bajo su funda Seat. Una vez frente del coche ya destapado y en perfecto orden de marcha, abrimos la puerta, nos acomodamos en el asiento y ajustamos el puesto de conducción, acción que simplemente se reduce a accionar una palanca para mover el asiento hacia delante o hacia atrás… Nos encontramos listos para arrancar, aparentemente se trata del sencillo y habitual equipamiento de un Seat 6oo primera serie, el cuadro de velocidad graduado a 110 Km/h, la llave de contacto en el centro del salpicadero… ¿y el indicador de gasolina? En este caso nos vemos obligados a salir de nuevo del coche ya que para saber la gasolina que hay en el depósito se realiza desde el capó delantero, introduciendo una varilla específica para este modelo dentro del tanque de gasolina, verificando a simple vista el nivel de carburante, del mismo modo que suele hacerse con el nivel del aceite. Una vez efectuada la comprobación de carburante volvemos al interior del coche, en este caso preparados para arrancar, momento en el que al girar la llave a la derecha esperando escuchar el ruido del motor de arranque, lo que en realidad...

Read More