Al llegar, nuestra cara de asombro fue mayúscula… era la hora de negociar…