Como ya hemos comentado en otros artículos, nuestra afición por los clásicos nacionales empezó, como en la mayoría de los casos,  con un  Seat 600 E Descapotable de 1971, fue entonces cuando se consolido nuestra afición por los clásicos de fabricación nacional, centrándonos en la marca SEAT.

Dentro de la amplia gama que se podría coleccionar en  relación al SEAT 600  uno de los modelos que nos tenia cautivados era la “Siata Formichetta” o furgoneta Costa, que como todos sabéis se trataba de una transformación artesanal sobre un SEAT 600 de serie al que se le añadía a la parte trasera una caja de carga

Realmente son modelos difíciles de conseguir fundamentalmente por dos motivos, el primero su escasa producción y el segundo quizás el más importante, el echo de que se trataba de un vehículo industrial, en nuestro caso mixto, es decir que de lunes a viernes repartía fruta por los mercadillos y el fin de semana de excursión con la familia a la playa o la montaña. En una palabra que no tenía ni un día de descanso, motivos de sobras para que encontrar algún ejemplar en mínimas condiciones de funcionamiento era una misión casi imposible, puestos que prácticamente todos habían llegado al final de su vida útil y estaban planchados.
Recuerdo que era un lunes temprano del mes de agosto de 1997, cuando una de las personas a las que habíamos dado voces para ver si podía localizar  algún ejemplar,  nos dijo que le habían informado que había un ejemplar de un “600 furgoneta” abandonado en el pueblo de Canoves, cercano a Barcelona.  La verdad  es que nos extraño que el vehículo al que se refería fuera la tan desea  “Formichetta”  apenas quedaban  modelos de este tipo y los que quedaban estaban  en manos de coleccionistas y además ….. ¿abandonada?, el caso es que días más tarde y después de pensar  mil y una vez que no sería posible y que muy probablemente se trataba de algun otro modelo, pero dada la insistencia de la fuente decidimos ir ver de que coche estábamos hablando, hay en dia hubiera bastado con una foto de móvil, pero en el año 1997 era ciencia ficción.
Al llegar,  nuestra cara de asombro fue mayúscula al comprobar que efectivamente se trataba de una “Siata Formichetta mixta” de color granate, que  se encontraba en la parcela del dueño,  a la intemperie y totalmente desintegrada,  apenas reconocible.  Su interior había sido desmontado por completo para ser usada como “trastero”, tan solo se conservaba el chasis.  Pero pese a este estado tan deplorable de conservación nos hacía ilusión poder recuperarla ya que se trataba de una pieza interesante especialmente por tratarse del modelo mixto, así que decidimos intentar negociar con el propietario.

El trato que pensábamos que sería en un abrir y cerrar de ojos, se demoro largo tiempo.  Imposible hablar con el dueño, así que después de un par de semanas de intentos infructuosos decidimos montar guardia en su puerta  y esperar a que saliera.  Aunque para el  propietario  la “Formicheta”  no tenía ningún interés ni apego sentimental de ninguna forma quería venderla y al final para deshacerse de nosotros nos dijo un precio desorbitado… ¡600.000 pesetas del año 1997! unos (3.600€ de hoy en dia)   En esos momentos para nosotros fue una decisión  muy difícil de tomar,  ya que aunque el precio estaba fuera de cualquier lógica,  era un ejemplar que disponía de la documentación en regla,  a falta lógicamente de pasar ITV  y  sabíamos que si renunciábamos a él, posiblemente no se nos presentaría ninguna otra oportunidad y nos quedaríamos sin incorporar este preciado  modelo a nuestra colección.  Así que conocedores de que estábamos pagando toda una fortuna, decidimos aceptar el precio que nos había impuesto el propietario y comprarla.

 

Su restauración de plancha y pintura se empezó en Barcelona, después se llevo a Torredembarra donde Jaume Cabot,  nos ayudo a buscar los recambios originales que faltaban y finalmente fue  en manos de Josep Mª Pamies en Reus donde se acabo su restauración; a falta de los pilotos traseros de los que de momento tan solo hemos localizado un juego.

Nuestra Siata Formichetta fue matriculada en 1965, así que podemos decir que después de 46 años concretamente en el mes de diciembre de 2011 y tras haber pasado una vida de duro trabajo, llegando tristemente al más absoluto de los abandonos, nuestra Siata Formitchetta volvía a lucir el esplendor de sus dias, eso si, esta vez sin ser una herramienta de trabajo.