Desde siempre nos habían cautivado la gama del 1400, vehículos elegantes, señoriales confortables, admirados allá por donde pasaran, fue este motivo por el que decidimos ir incorporando progresivamente a nuestra colección un ejemplar de cada uno de los modelos fabricados, fundamentalmente Seat comercializó 4 berlinas sobre una misma carrocería en la que se le iban incorporando diferentes mejoras así como algunos acabados estéticos además de las versiones comerciales, pero nunca fabricó ninguna versión descapotable a excepción de los tres prototipos que Seat destino a la visita de la fábrica y que nunca se comercializaron.

Cuál fue nuestra sorpresa cuando revisando una publicación de la revista AutoFoto, concretamente el número 73 editada en Septiembre de 2002, en la página 16, nos cambió la cara a todos … Allí estaba ¡¡¡ UN FIAT 1400 cabrio (tal y como hemos comentado anteriormente, un modelo que SEAT nunca fabricó). Era una foto de muy baja calidad en la que no se podía apreciar muy bien los detalles pero aún así ya se apreciaba con claridad el lamentable estado en el que se encontraba, el precio como no… a convenir …. Llamamos a Félix, el coche estaba en San Sebastián pero todavía escondía unas sorpresas: tenía el volante a la derecha y el velocímetro estaba graduado en cuenta millas. La verdad es que el trato con Félix fue muy fluido y amable, de hecho nos comento que a pesar del estado en el que se encontraba el coche, el se había encargado personalmente de “adecentarlo” ya que hasta la fecha está lleno de trastos e incluso con el paso del tiempo habían anidado ratas en su interior.

Imagen del anuncio. Número 73 de la revista Autofoto.

Una decisión rápida y quizás un poco arriesgada ya que aunque no conocíamos personalmente a Félix, estábamos seguros de que se trataba de una persona seria, por lo que decidimos tan solo por la pequeña fotografía de la revista, confiar en su palabra, comprar el coche y correr con los gastos de una grúa para que hiciera el transporte desde San Sebastián a Barcelona.

La verdad es que estábamos un tanto nerviosos esperando al recién llegado, recordemos que solo habíamos visto el coche con una foto del tamaño de un sello, después de unos días de espera al fin llegó

Sin duda había mucho camino por delante, mucha inversión de tiempo y dinero para hacer que el Fiat 1400 volviera a lucir como recién salido de fábrica.

Una vez en casa, empezaba su restauración.