Ya es la tercera etapa a la que nos enfrentamos, como cada día durante el desayuno mi copiloto y yo revisamos el roadbook y la ruta del día. Puntuales a las 8 salimos del hotel para llegar con tiempo al punto de salida, no obstante antes, verificamos que el nivel de aceite esta bien y el nivel del agua, una vez echas estas mínimas comprobaciones arrancamos motor y nos vamos.
Una vez en la posición de reencuentro, aprovechamos para acabar de ajustar el coche, trincamos las cosas al maletero, y como no, conversamos con otros compañeros. Los minutos pasan y los coches van saliendo, poco a poco se acerca nuestra hora.
Son las 9.02 a tan solo 3 minutos de la salida, nos acomodamos en el interior, ajustamos el arnés de seguridad, roadbook encendido y contando, llega nuestra hora, arrancamos y salimos, por delante nos quedan 282,30km de polvo, tierra, barro y charcos con 3 tramos cronometrados.

Nos acercamos al primer tramo cronometrado, esta vez llegamos 6 min antes de nuestra hora de entrada en el tramo, así que aprovechamos para tomar un poco de agua y hacer una última verificación, ya que este tramo es entero de tierra y no queremos tener nada colgando.

Llega nuestra hora arrancamos 20km por delante con una media de 30km/h, este tramo tiene varios desniveles que nos cuesta mantener la media, pero no queremos que nos penalicen como pasó en el etapa2 así que nos concentramos lo máximo posible, aunque entre desniveles, pendientes, desvíos, poca visibilidad… Tenemos cada vez más trabajo, poco a poco llegamos al final del tramo y cada vez estamos más agotados de la tensión.

Finalizamos el tramo creemos que lo hemos echo bastante bien, veremos las qualificaciones… Hemos acabado el primer tramo pero no la etapa así que continuamos por los caminos de tierra hasta la segunda etapa, este vez está ,as cerca que la anterior así que tan solo llegamos con 2 minutos de margen, tiempo que dedicamos a ver las velocidades medias marcadas sin entretenernos mucho.

Llega nuestra hora y arrancamos, por delante 11km de pista de tierra,este tramo tiene varias velocidades medias así que se nos acumula el trabajo, aún así conseguimos pasar la prueba con bastante aerosidad.

Finalizado el segundo tramo controlado, nos quedan por delante casi 100km hasta el próximo así que decidimos intentar acortar algo de tiempo para descansar en la entrada al tercer y último tramo cronometrado de esta etapa.

Mientras nos dirigimos la tercera tramo, vamos pasando por pequeños pueblos muy pintorescos y ciertamente muy bien cuidados, nosotros llevamos el tiempo justo pero si es cierto que gracias a esta experiencia hemos descubierto lugares donde nos gustaría volver con nuestra familia y explorar con calma.

Nos encontramos ya en el inicio del tramo tercero, último ya de esta etapa, y llegamos con casi 40 minutos de margen antes de nuestra hora de paso, es entonces cuando aprovechamos a conversar con otros participantes, cada uno te explica sus artilugios y como no, historietas de otros rallys, ciertamente sumamente eriquecedor, lastima que tengamos un cronómetro que nos está empezando apurar y hemos de subir de nuevo al coche para colocarnos en la línea de paso.

Arranca el siguiente tramo cronometrado, y ya el último por hoy, este tramo es un poco más largo y complicado, al inicio del tramo mucha confusión con los caminos a tomar nos hacen perder unos segundos muy valorados, que esperamos que no nos repercuta en muchos puntos de penalización, enseguida conseguimos coger ritmo, este tramo se hace bastante pesado el cansancio del día se nota y el estrés del cronómetro hacen que los quilómetros pasen muy lento, pero con constancia conseguimos llegar a línea de salida de tramo con un buen tiempo, así que no tendremos mucha penalización, o eso esperamos…

Ya de una manera más tranquila con los tramos controlados realizados nos dirigimos a numancia, donde se nos ha organizado un buffet para comer, ahí aprovechamos para descansar y comentar los tramos con otros equipos. Pero aún nos separan 90 quilómetros hasta Burgo de Osma, donde pasaremos la noche.

El trayecto se hace pesado con ganas de llegar, pero el barro, el polvo y la tierra no nos dejan tregua y conseguimos conducir quilómetro a quilómetro hasta que a las 19.00 llegamos a Burgo de osma, un pueblo muy pintoresco y bonito, que gracias a esta experiencia he podido describir.

Ya solo nos queda refugiarnos en el hotel, y descansar para la 4rta etapa de la Spain Classic Raid. Burgo de osma – Ávila.