Y llegó el día… Sábado 21 de octubre de 2017, después de un pequeño desayuno y acabar de cargar el coche arrancamos motor para dirigirnos hacia el punto de encuentro. Es primera hora y apenas hay trafico, rodando por la ciudad condal vamos coincidiento con otros coches que como nosotros empiezan la aventura.

Después de pocos minutos llegamos al punto de encuentro, ya hay varios coches y empiezan las verificaciones y ajustes finales.

Entre los coches, los participantes cada uno con el suyo, preparando, ajustando, unos poniendo pegatinas de publicidad otros el dorsal, montando los gps y ajustando el tiempo, alguno otro revisando el motor para antes de la hora final.

Nosotros tenemos que pasar unas verificaciones obligatorias comprovación de extintores, cinturones de seguridad, faldones en las ruedas traseras, documentación al día, etc…

Pasamos las verificaciones con éxito así que solo nos queda montar la electronica del rally, localizador gps y sistema de control telematico en tiempo real.

Como no podía ser de otra manera parte de nuestro equipo ha venido a despedirnos en la línea de salida.

Llega la hora del breafing, al ser el primer rally apenas sabemos como funciona el control de tiempos y tramos, asi que es hora de tomar apuntes y aclarar dudas.

Cierto es que grácias a otros compañeros, conseguimos despejar dudas.

También momento de la toma de contacto con nuestro Roadbook, libro que nos llevara en 8 días a Madrid, atravesando solo pistas de tierra.

 

Poco a poco estamos llegando a nuestra hora, el primer coche le dan la salida y asi un coche por minuto.

Con el breafing completado, el Roadbook preparado, estamos listos para la salida, a penas pocos minutos nos quedan para la salida… Avanzamos hacia la linea de salida, a tan solo 4 coches … A 4 minutos de empezar esta aventura, 4 minutos para despedir a Barcelona.

Empezamos con cierto nerviosismo, los primeros tramos por la ciudad condal no son fáciles, una circulación lenta y con alguna caravana, pasando por pequeñas ciudades cercanas a barcelona, hasta llegar al primer camino de tierra, mi copiloto aun sin aclararse con el roadbook, tomamos alguna dirección errónea, después de pasar barro, charcos y barrizales,  finalmente conseguimos ponernos en carrera hasta nuestro primer tramo controlado.

Después de una hora y tres cuartos de hora en el coche, llegamos al primer tramo controlado, llegamos con apenas 10 minutos, tiempo justo para salir y estirar las piernas antes de entrar en faena.

Aprovechamos brevemente para aclarar alguna duda sobre el Roadbook digital, pero el tiempo se nos acaba y tenemos que entrar en el tramo…

El primer tramo controlado ha salido bastante bien, pero de camino al enlace al segundo tramo, se nos complica por lo que  llegamos al segundo tramo controlado acomulando retrasos,  así que no podemos parar y nos metemos de cabeza para intentar acortar tiempo.

Conseguimos acortar algo de tiempo en el segundo tramo, nuestra suerte cambia radicalmente al atravesar un charco de medidas importantes escuchamos un estruendo en el interior lo que nos hace pensar que algo ha passado, paramos el coche y verificamos que todo está bien, después de unos 10 minutos descartamos avería importante y continuamos, eso sí… Esos 10 minutos parados nos pasarán factura al final del tramo ya que cada segundo de retraso es un punto de penalización…

Nuestra medida empieza a bajar…

Después de la fastidiosa segundo tramo controlado, nos acercamos al tercero… Esta vez llegamos con así 30 minutos de tiempo antes de la salida y ahora llevamos casi 6 horas en el coche asi que es el momento de parar y aprovechar esos valiosos minutos, nos compramos unas Cocacolas fresquitas, unos frutos secos y un poco de relax.

Después de ese minidescanso, nos metemos de nuevo en materia, dentro del panda empezamos el tercer tramo controlado, esta vez sin mayores problemas ni sorpresas.

Tercero y último tramo controlado completado, ahora recta final de la primera etapa, a 40km el arco de llegada, continuamos pasando por charcos, por barro, mucho polvo, coche tras coche, cada vez más cerca, pero a la vez mas cansados.

Llegamos a Lérida, por fin hemos llegado, pasamos el arco de llegada, paramos el coche entre la multitud que nos espera, mi copiloto y yo nos miramos… Hemos llegado!

 

Momento de ir al hotel, una cena en condiciones, una ducha y a descansar, mañana será otro día, la segunda etapa de la Spain Classic RAID 2017.