Jueves 26 de octubre, ya sexta etapa de la Spain Classic Raid, nos levantamos un poco más tarde, hoy la salida está programada para las 9’59 así que nos permitimos descansar un poco más, ya que la etapa de ayer fue muy dura tanto física como mentalmente.

Como cada día desayunamos mientras comentamos un poco entre mi copi y yo, la ruta y el roadbook de hoy, a nuestro parecer, una etapa bastante más ligar que la de ayer.

Así que después del desayuno nos dirigimos al coche para llegar a la línea de salida, no sin antes hacer las revisiones previas como cada día, comprobar líquido refrigerante, nivel del aceite, presión ruedas y sobre todo que no existan marcas evidentes de pérdida de algún flujo del motor.

Ya en la línea de salida, a tan solo 10 minutos de la salida, aprovechamos para conversar con otros participantes, por lo que la mayoría nos comentan, son muchos los coches que están dando problemas y otros tantos que ya han tenido que abandonar el rally por averías de gran calibre.

Después de darnos la salida ya nos dirigimos al primer tramo controlado, hoy se encuentra casi a 60 km así que con paciencia nos vamos acercando al tramo, mientras a si vez ganamos tiempo antes de la entrada, ya que aún no hemos podido montar el amortiguador que se rompió hace unas etapas así que es algo que tenemos en mente para hacerlo cuando podamos.

Nos situamos ya en el primer tramo controlado, que por los pelos no conseguimos pasar ya que un rebaño de ovejas obstruía toda la carretera, pero bueno aquí estábamos con casi 40 minutos de margen para entrar, así que sin más nos ponemos de nuevo manos a la obra para montar el amortiguador, en este momento no quisiera continuar sin agradecer a todas las personas que de alguna forma directa o indirectamente nos ayudaron con la reparación, en una experiencia así hemos podido comprobar el gran compañerismo que hay entre los equipos basta que necesites algo para que todo el mundo te intente ayudar, al igual que si te paras en la carretera son todos sin excepción, todos los equipos que se crucen que pararan para ofrecer su ayuda, y gracias a este gran compañerismo en menos de 20 minutos teníamos de nuevo el amortiguador montado en nuestro panda, así que nos podíamos menter en el primer tramo controlado con nuestro panda como si fuera nuevo.

Ya en el primer tramo vemos varios cambios de velocidad que nos complican el trabajo, un terreno poco firme pero aún así conseguíamos sortear con éxito las inclemencias del terreno pasando por esos 11 km de tramo.

Así que nos dirigimos sin perder un minuto al segundo tramo, este a unos 90km, que poco a poco Ivan bajando, y dado que e estábamos muy bien de tiempo nos permitimos hacer una parada en un pintoresco pueblo, Fuente Obejuna, para comer un poco.

A 10 minutos de entrar en el segundo tramo, en un paraje muy bonito entre un bosque prácticamente virgen, acabamos de ajustar el coche y el roadbook y nos metemos de lleno en el segundo tramo, este, uno de los más largos, 25km a varias velocidades y con problemas de cobertura que nos complicaba la lectura real de la velocidad en el roadbook, aún así lo conseguimos sortear con éxito este último tramo de hoy, ahora solo queda llegar a línea de meta, situada en Corboda, donde nos espera un agrupamiento entre los compañeros y el breafing de la séptima etapa.

Así que a las 19:00 ya en Córdoba, davamos por finalizada la etapa, ya solos quedava llegar al hotel y descansar.