Hoy empieza la quita etapa de nuestro rally, nos levantamos a las 7 y media de la mañana con cierto nerviosismo, ayer tuvimos una avería de un amortiguador que se rompió, y el equipo de soporte de Seat en rodaje, consiguió localizar uno y enviarlo a nuestro hotel hoy mismo antes de las 10 am. Al ocurrir esto, se solicitó al director de carrera que nos pasaran a ser el último coche en salir de línea de salida, para así tener el máximo tiempo posible para recoger el recambio sin tener que abandonar el primer tramo.

A las 8 de la mañana nos acabamos de preparar y vamos a desayunar, nuestra salida se programa para las 9.23 de la mañana siendo el último coche en salir.

Se aproximan las nueve, y en recepción nos confirman que no ha llegado nada aún, y nos empezamos a plantear la posibilidad de que tengamos que abandonar el primer tramo de esta etapa, no obstante no perdemos la esperanza.

Ansiosos ya pasan de las 9 am y queda menos de 20 min para nuestra salida cuando suena el teléfono, al descolgar nos confirma la recepcionista que acaban de dejar un paquete a nuestro nombre en recepción, así que vamos a por el rápidamente, nos subimos en el coche y vamos a línea de salida que se encuentra apenas 2 km de nosotros, en la que llegamos con menos de 5 minutos, así que ni tan solo bajamos de coche, eso sí está vez todo es muy diferente, tan solo 4 coches quedan para salir.

A las 9.23 de la mañana, ya como último coche salimos, por delante 360km con cuatro tramos controlados hasta Mérida.

De camino al primer tramo, comentamos entre mi copiloto y yo que no hemos echo las verificaciones diarias antes de salida, pero confiamos en el coche y decidimos que por un día no pasa nada, justo es cuando nos encontramos algún coche averiado, nos miramos sin decir nada y continuamos, esta, es una de las consecuencias de este rally ya que es realmente duro para los coches y los pilotos.

Nos encontramos en el primer tramo después de una hora y media de la salida, nos quedan menos de 10 minutos para entrar en el tramo así que el tiempo justo para echar un trago de agua, ajustar el roadbook y salir

El primer tramo apenas es difícil, alguna bajada pronunciada, terreno con piedra suelta como mucho con un par de cambios de velocidad y nos encontramos fuera del tramo, esta vez no creo que tengamos excesiva penalización asi que eso nos sube la moral.
El segundo tramo esta prácticamente cerca del primero así que no podemos conseguir mucho tiempo extra para descansar, hoy es una etapa bastante larga, es la más larga del rally, y esos tiempos para estirar las piernas son como oro, al llegar al segundo tramo nos damos cuenta que no tenemos ni 2 minutos así que nos colocamos en línea de salida y entramos en el tramo.

Un tramo de los más complicados que nos hemos encontrado, muchos caminos nos dificultan las maniobras, así como el paso por zonas de ganado donde tienes vacas o toros a menos de 2 m del coche o en medio de la carretera y tener que sortearlas hace que la media de velocidad disminuya con la consecuencia de las penalizaciones pertinentes, así que intentemos sortear los imprevistos con la mayor soltura posible aunque nuestra sensación es buena y creemos que no lo hemos echo tan mal al final.

Hasta el próximo tramo, hay casi 130 km así que nos acomodamos y a empezar a saltar y tragar polvo entre barro y tierra mientras que poco a poco el terreno se complica y la velocidad disminuye de tal manera que superar los 10km/h es una temeridad, piedras afiladas, terreno deslizante con un gran acantilado a nuestro lado sumado a varios desvíos de pequeños caminos muy seguidos, hacen una combinación perfecta para que los nervios empiezen a surgir y en el el estrés. No obstante estamos preparados y con fuerza para superar con creces esta situación y llegar al segundo tramo con casi 15 minutos de tiempo, momento en el cual nos dan una mala noticia, uno de nuestros compañeros ha tenido un golpe importante con el coche y ha bloqueado el camino, este será trasladado a un hospital cercano y el vehículo será retirado para poder continuar, pero debido a ello la organización nos comunica que se retrasa todas las salidas 1 hora para dejar trabajar a los servicios de auxilio y emergencias, así que nos tomamos la noticia con preocupación por nuestro compañero y aprovechamos para descansar esa hora y cuarto que tenemos hasta nuestra salida.

Después de 10 minutos y este momento de relax, mi compañero me da la genial idea de aprovechar el tiempo para montar el amortiguador que aún no está montado, y consideró que es una buena idea para llenar el tiempo, pero como suelen pasar en estas situaciones… La reparación se empieza a complicar de tal manera que nos es imposible acabar así que decidimos abortar y prepáranos para la salida que ya nos queda menos de 10 minutos.

Arrancamos el tercer tramo , este es bastante más complicado, cambios de velocidad, con terreno muy irregular, algún río que sortear nos dificulta mantener una media según la indicada, en cabina la tensión empieza a palparse por suerte son tan solo 15 km pero que se hacen lentos y cansados.

Nos acercamos lentamente al cuarto y último tramo, llevamos ya casi 10horas en el coche y apenas hemos descansado, ni comido nada desde el desayuno de primera hora en el hotel de avíla, pero los tiempos que tenemos de margen no dan para más, ya que llegamos a la entrada del cuarto y último tramo a las 19.00 aún nos quedan 12 km de controlado y 23km hasta llegar al punto de llegada, el sol se empieza a poner así que nos quedamos sin tiempo, arrancamos y nos metemos de cabeza en el último tramo, estamos muy cansados tanto física como mentalmente y nos cuesta reaccionar a las situaciones sobre todo para mantener la concentración y la velocidad, algunos puntos hay niebla lo que nos complica el el trabajo, gracias a los focos exteriores del panda nos ayuda a mejorar la visión 6 focos iluminan palmo a palmo el camino a recorrer, cada vez queda menos y cada vez estamos las y más cansados, finalmente conseguimos salir del tramo y la organización nos indica que mejor llevemos a Mérida por carretera y no por caminos, la cual cosa lo agradecemos, así que una vez finalizado el cuarto tramo, nos incorporamos a la A5 hasta Mérida.

Ya en Mérida, nos dirigimos al hotel llegamos a las 20,30 de la tarde con muchas ganas de descansa y cenar algo, con los ánimos algo bajos sobre todo del cansancio, y justo mientras cenábamos nos llegó la noticia que necesitábamos para subir la moral, en la clasificación del día estamos en séptima posicion, desde luego el chute de energía que nos faltava, así que después de cenar con los ánimos ya subidos nos resguardamos en la habitación a descansar para levantarnos con las pilas cargadas para la sexta etapa.