Ya en la última etapa, parece mentira que tan solo haya pasado una semana desde que despedimos a Barcelona que ya nos presenciamos en la etapa final, la llegada a madrid.

Nos levantamos sin excesivas prisas puesto que tenemos salida programada a las 9:52 y el punto de salida esta a unos escasos 7 minutos.

Después de una buena ducha, me acabo de asear y recoger las mínimas pertinencias que me quedan por la habitación.

Mi copiloto y yo vamos a desayunar y coger fueras para esta última etapa, de mientras comentamos con el roadbook la etapa, una etapa bastante entretenida contando con 4 tramos controlados incluido en ella un circuito de tierra, que no es el primero que nos encontramos en este rally.

Cargamos las maletas en el coche, le realizamos unas pequeñas verificaciones como de costumbre, nivel de aceite, nivel de agua, presión de ruedas etc eso sí, esta vez mas tranquilos ya que lo realizamos en el mismo parquing del hotel por lo que el frío no nos acecha.

Unos pocos minutos mas tarde ya estamos listos para arrancar el motor de nuestro Panda y salimos hacia la línea de salida.

tan solo 5 minutos para salir, nos posicionamos detrás del equipo que sale delante de nosotros y antes que nos demos cuenta arrancamos esta última etapa

El primer enlace es bastante fácil y suave, algo que agradecemos, un par de carreteras secundaria con varias variantes de pista de tierra, nos conducen hasta el primer tramo controlado, en el llegamos con unos pocos 15 minutos de margen, tiempo que aprovechamos para observar el paisaje donde nos han llevado, explanadas hasta donde nos alcanza la vista de campos y tan solo nosotros, parece que estamos en un desierto de cosechas.

Nos metemos de cabeza en el primer tramo, unos 15 km de pista de totalmente irregular donde conseguir mantener la velocidad al tiempo justo es un juego de malabares entre el pedal del gas i del freno, con alguna reducción de marcha que nos obliga a realizar, una tramo de unos 20 minutos que se hacen eternos.

Ya fuera del tramo valoramos entre mi copiloto y yo como ha ido y creemos que dentro de la dificultad nos ha ido suficientemente bien, así que sin perder tiempo empezamos el enlace hasta el segundo tramo controlado, un enlace de aproximadamente una hora y media con unos 60km de distancia, pero en pistas de tierra bastante transitadas entre ciclistas, peatones y demás que se nos hace un trayecto entretenido.

Al llegar el segundo tramos nos encontramos con el circuito de cross, incluyendo un invitado sorpresa, un helicóptero que sobrevolara el circuito para gravar y realizar fotografías de los coches en el circuito. La organización nos explica las normas de este circuito, donde tenemos que dar tres vueltas sobre el, la primera vuelta será la vuelta master, donde las dos siguientes hemos de hacer exactamente el mismo tiempo en vuelta.
Nos preparamos en la cola para entrar, donde nos informan que el circuito tiene dos curva que se encuentran con tierra totalmente uniforme entre surcos y montones de arena, en mi mente tan solo una preocupación, llegar a dar las vueltas según nos han indicado, pero sobre todo no dañar al panda, ya que estamos a menos de 100km para llegar a la meta, y lo último que desearía seria dañar el coche con alguna avería grave que nos obligara a tener que abandonar.

Las vueltas las realizamos con unas condiciones bastante agresivas que consiguen hacer derrapar y saltar el panda, creemos que a un tiempo ajustado por lo que no creemos que tengamos excesiva penalización. Una vez fuera del circuito valoramos el estado en el que se encuentra el coche, realizando una exhaustiva revisión de los puntos clave del coche, y no encontramos que nada se haya dañado en el circuito, así que hacemos tiempo hasta nuestra salida para continuar con el enlace al tercer tramo controlado, por delante tenemos unos 45 minutos de espera.

Una vez completado el tiempo de espera salimos al tercer enlace, entre la multitud de caminos y desvíos que nos encontramos a nuestro paso acabamos perdiéndonos, teniendo que dar la vuelta en varias ocasiones buscando los caminos correctos, nos vamos encontrado otros equipos que al igual que nosotros se han perdido, donde acabamos consiguiendo realizar una caravana de coches perdidos, después de varias vueltas, y varios minutos perdidos, conseguimos encontrar el camino correcto, el camino que nos conduce de cabeza al tercer tramo controlado.

Debido al gran tiempo perdido en el enlace, llegamos al tercer tramo con unos escasos 5 minutos que ni tan solo salimos del coche y nos posicionamos en linea de salida.

El tercer tramo controlado dura no mas de 10 minutos con unos 13km, a una velocidad constante sin variaciones por una pista solitaria y sin dificultad, así que sabemos que en este tramo realizaremos una buena puntuación.

El cuarto y ultimo tramo esta cerca así que continuamos al salir del tramo sin parar, decidimos que ya pararemos en la espera del cuarto tramo.

Llegamos sin dificultad al cuarto tramo, el último tramo de este rally, según el roadbook, un tramo de 8 km y posteriores 14km son las indicaciones para llegar a línea de meta, tan solo 22km nos separan de la meta… estamos llegando a Madrid.

En el tiempo justo aceleramos y nos metemos en el último tramo, los quilómetros van bajando cada vez mas cerca, los nervios se empiezan a apoderar de nosotros, estamos muy cerca de la llegada y detectamos que los frenos no funcionan como antes, es necesario apretar bastante mas el pedal para que frene , también detectamos que el freno de mano no funciona… tenemos que llegar, valoramos el nivel de frenada realizando varias frenadas en seco y consideramos que pese que no frena igual que antes, podemos continuar.

El roadbook se acaba, llegamos a la M30, los carteles nos indican que estamos entrando en Madrid, 5km hasta el palacio real, mi copiloto y yo nos miramos, sonreímos, estamos llegando. Cogemos la calle bailen, y a lo legos se puede observar el arco de llegada, nos aceramos, la policia local de madrid nos abre paso, entre una multitud de visitantes nos abrimos paso hasta el arco de llegada, a las 18:03 pasamos la bandera de cuadros blanca y negra… una sensación indescriptible nos invade, hemos llegado, la meta, Palacio real de Madrid, bajamos del coche y entre la euforia y la alegría nos subimos a la vaca, para celebrar que hemos completado el rally, en nuestro Roadbook, la palabra FIN. En la meta, parte del equipo de seat en rodaje nos dan una calorosa bienvenida, finalmente ponemos el coche en la exposición que se ha montado para tal ocasión.

Ahora solo queda volver a barcelona, reparar el panda y preparar el próximo rally.

IV SPAIN CLASSIC RAID – 8 días – 2300km – 2 personas – 1 experiencia única.